fbpx
The Canny Company

¿Qué es lo que convierte un destino vacacional en un lugar apto y óptimo para perros?

Share this
¿Qué es lo que convierte un destino vacacional en un lugar apto y óptimo para perros?

Muchos tratamos a nuestros perros como familia, así que es normal que queramos que vengan con nosotros de vacaciones.

 

Sin embargo, al igual que cuando buscamos destino para nosotros mismos, hay muchos factores que debemos tener en cuenta a la hora de llevar a nuestra mascota. Entonces, ¿qué convierte un destino vacacional en ideal para poder llevar a nuestro perro?

Para muchos, esto depende sobre todo del lugar. Pero con ello no nos referimos únicamente a su situación geográfica. El alojamiento, los servicios, el ambiente… hay muchos elementos que forman parte de este concepto. Con todo ello en mente, echémosle un vistazo a qué constituye realmente un buen lugar de vacaciones para perros.

 

Un alojamiento vacacional apto para perros

En primer lugar, encontrar un hotel, posada o casa rural que permita la entrada de perros ya es un gran comienzo. Existen muchos establecimientos así, y una rápida búsqueda en Google arrojará miles de resultados. Entonces, ¿cómo cribamos la lista?

Por lo general, a los perros les encanta tener espacio para estirar las patas y echar una buena carrera, por lo que resulta imprescindible encontrar un alojamiento que lo ofrezca. Si tiene un jardín cercado o parque propio, tanto mejor para que el perro pueda correr, jugar, e interactuar con otros perros, por no hablar de hacer sus cosas.

La limpieza es también un factor importante. Por mucho que amemos a los perros, no nos gustaría alojarnos en un establecimiento ensuciado que conserve huellas u olores de previos inquilinos caninos. Al navegar en la red, fíjate en las políticas de limpieza del lugar, ya que te dará una idea aproximada del estado de limpieza e higiene en el que lo encontrarás.

Fíjate también en los extras que ofrece para tu perro. ¿El local dispone de camas para perros, cuencos o chuches? Puede que no sea lo primero en lo que pienses, pero estos pequeños matices pueden marcar una gran diferencia a la hora de la comodidad y bienestar de tu mascota. Y si no te cabe la cama del perro en la maleta o coche, saber que en el alojamiento sus necesidades estarán cubiertas te reportará mucha tranquilidad.

 

Un dueño amistoso

Como en cualquier lugar de vacaciones, el talante del dueño o personal del alojamiento puede ser realmente importante. Si el dueño acude a recibirte a tu llegada, supondrá quitaros un peso de encima a ti y a tu perro, ya que este último ya le conocerá si os volvéis a ver posteriormente durante la estancia.

Un gran anfitrión os hará sentir cómodos y os ayudará en todo lo que necesitéis. Por ejemplo, si se te acaban las golosinas o bolsitas para recoger deposiciones, te los podrá proporcionar él o al menos ayudar a encontrarlos fácilmente en la tienda de mascotas más cercana.

También debería poder indicarte inmediatamente dónde está la clínica veterinaria más cercana en caso de que ocurra un accidente o tu perro enferme. Estos conocimientos son fundamentales para cualquier dueño de mascotas, ya que no quieres encontrarte en una situación en la que no sabes a dónde ir ni a quién pedir ayuda si a tu amiguito peludo le pasa algo.

Y aunque es probable que el personal conozca bien la zona, si no es así, es útil que tengan a mano folletos o una página web donde poder informarte acerca de rutas de paseo, actividades o establecimientos que permitan la entrada a perros.

 

Explorando la zona

Al buscar un lugar de vacaciones junto a tu perro, la zona que rodea a tu alojamiento es tan importante como el alojamiento en sí. A la mayoría de los canes les gusta explorar el área con sus dueños, así que ¿por qué no ofrecerles un poco de aventura?

Si tu objetivo es una escapadita al campo o a la costa, es probable que haya muchos lugares por donde caminar. Si el hotel tiene información en su página web acerca de rutas de senderismo locales, es una gran señal de que realmente les importa que tu estancia, y la de tu mascota, sea de vuestro agrado.

Escoge una zona del país que se ajuste al tipo de paseos que piensas dar con tu perro. Por ejemplo, las llanuras de Castilla y León tienen muchas rutas planas y despejadas, mientras que Cantabria se caracteriza por el senderismo de montaña y costa. Un labrador ya mayorcito posiblemente se decante por lo primero, mientras que un border collie jovencito probablemente preferiría corretear por los Picos de Europa.

Si lo que buscas es una escapada a la ciudad, asegúrate de que tu perro es capaz de soportar la cantidad de gente, olores nuevos y ruidos estridentes que se va a encontrar allí. Muchos perros, que ya viven en contextos urbanos, están acostumbrados y esto no les afecta, pero para otros, puede llegar a ser terrorífico.

Para estos últimos, la disponibilidad de parques grandes puede atenuar la experiencia, aunque a menudo deberán ir atados. Ciudades con ríos también son una gran opción, ya que os permite a tu perro y a ti dar largos paseos en los que disfrutar de pintorescas vistas. Y al contrario de lo que te puedas imaginar, hay muchos restaurantes y cafés que permiten la entrada de perros, por lo que encontrar uno hoy en día no es un gran problema.

Nosotros, desde The Canny Company, esperamos que tengaís una experiencia inmejorable vayaís a donde vayaís a pasar unas vacaciones con vuestros perros. Siendo más de un cuarto de la población ya dueña de al menos un perro, es bonito ver que cada vez más los amos nos preocupamos por el bienestar de nuestros amiguitos peludos. ¡Esperamos que con esta lista os hayamos facilitado el buscar un destino!

¿Pueden los perros comer fruta y verduras?
Por qué un perro perdido podría no volver a nosotr...
Share this
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Default Blogger
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Domingo, 20 Octubre 2019

Bienvenido al Canny blog!